Bruselas, 20/01/2010

El primer reto que habrá de enfrentar la presidencia española es sacar a Europa de la crisis poniendo la lucha contra el aumento del desempleo en Europa y el avance de la precariedad en el núcleo de sus prioridades. El desempleo galopante representa el coste humano de la crisis, particularmente el desempleo de los jóvenes, que se está disparando en algunos países de la Unión Europea. Este problema constituirá un reto mayor para los años venideros. John Monks ha alertado contra todas las medidas precipitadas que se tomen para salir de la crisis. El déficit público arroja actualmente cifras abismales, pero cortar el gasto social en los momentos actuales no sería una medida adecuada, ya que es ahora cuando más lo necesitan los ciudadanos europeos.

John Monks ha declarado: «Necesitamos una verdadera estrategia que nos ayude a salir de la crisis del empleo y del paro masivo. La presidencia española debe encaminar Europa por la senda del crecimiento sostenible, de más y mejores empleos y de la inclusión social a través de políticas industriales sólidas y políticas ambiciosas de investigación y desarrollo y de formación ».

A fin de sacar a Europa de la crisis de manera duradera, es preciso instaurar una reglamentación financiera que impida a los mercados financieros volver a las prácticas especulativas. La cuestión primordial que se plantea ahora es qué se debe hacer para erradicar esta cultura del “cortoplacismo” que ha estado arruinando la economía.

El reto que representa el cambio climático debe constituir otra de las prioridades de la presidencia española, sobre todo después del fracaso de la Cumbre de Copenhague. La presidencia española debe orientarse a rescatar los ambiciosos objetivos que se había fijado la UE en materia de lucha contra el calentamiento climático y hacer que se respeten. Esta sería, igualmente, una manera de consolidar el puesto que ocupa Europa en el concierto de las naciones. Los sindicatos europeos reclamarán a la presidencia española la edificación de una economía europea ecológica y una transición social justa como base del cambio de modelo de producción.

Por último, los sindicatos europeos harán énfasis en la necesidad de mejorar el modelo social europeo mediante el fortalecimiento de la negociacion colectiva y de los derechos de los trabajadores como corolario a la libre circulación de las personas y de las empresas. Se discutirá sobre la anexión de un protocolo de progreso social a los tratados europeos a fin de reforzar el modelo social europeo.

- Memorándum sindical a la Presidencia Española de la Unión Europea